Puedo divorciarme con un notario publico en Nicaragua?

La respuesta es afirmativa, y se encuentra regulado en el articulo 159 y 160 del Código de Familia, sin embargo no abarca el divorcio por decisión unilateral de una de las partes contrayentes.
El divorcio ante notario publico se llevara a efecto única y exclusivamente cuando fuere de mutuo consentimiento, y el Notario deberá tener mas de diez años en el ejercicio notarial y los requisitos sine qua nom son dos: 1) No tener hijos en común, 2) No tener bienes en común. El notario estará obligado a llevar un libro de divorcio que cumpla los requisitos que se solicitan para administrar los libros de matrimonio.
El notario esta obligado a abstenerse si existe hijos y bienes en común y existiere litis al respecto no podrá realizar dicho divorcio.
A continuación transcribimos la normativa emitida por la Corte Suprema de Justicia sobre los requisitos exigidos a los notarios cuando los peticionarios desean divorciarse ante sede notarial.
Para evitar la nulidad del divorcio y cualquier delito penal vinculante es menester que los contrayentes realicen preguntas a su notario sobre los años autorizados para cartular, pedir el código de notario para investigar los años ejercicio de cartulario o visualizar en la pagina de la Corte.

NORMATIVA PARA TRAMITAR DIVORCIO EN SEDE NOTARIAL

La Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, en uso de las facultades que le confieren la Ley 260, Ley Orgánica del Poder Judicial y su Reglamento; la Ley 501, Ley de Carrera Judicial; el Decreto No. 658 (publicado en La Gaceta, No.50 del 30 de Marzo de 1981), Ley que regula las responsabilidades de Abogados y Notarios incorporados a la Corte Suprema de Justicia; y la Ley de Notariado, hace saber a los notarios públicos de Nicaragua, la presente Normativa que Regula lo concerniente a la Tramitación de Divorcio por Mutuo Acuerdo en Sede Notarial, según lo establecido por el artículo 159 y 160 del Código de Familia.

CONSIDERANDO

1. Que la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó en junio de 2014, el Código de la Familia, el cual regulará el ejercicio de los notarios en los trámites de divorcios con sede notarial.

2. Que el nuevo Código de Familia entra en vigencia a partir de abril del 2015 y es de ineludible cumplimiento tanto para jueces, notarios y la población en generales que acuda a los juzgados de familia, o solicite divorcio por la vía notarial.

3. Que sólo podrán tramitar divorcio por mutuo acuerdo aquellos Notarios y/o Notarias Públicos con al menos diez años de haberse incorporado a la profesión del notariado.

4. Que los notarios deben acatar esta normativa, la cual entrará en vigencia a partir del 15 de abril del 2015.

POR TANTO

Sólo podrán tramitar divorcio por mutuo acuerdo aquellos Notarios Públicos con diez años de haberse incorporado al ejercicio notarial.

Los notarios públicos deberán llevar un control estricto de las escrituras de divorcio que emitan, para ello llevarán un libro de divorcio, cuyo índice deberá ser presentado a la Corte Suprema de Justicia. El índice deberá contener número de acta, nombres de los divorciados, fecha, número de páginas, acta de cierre, (que diga que cierra por ejemplo: el día 31/12/2014), y firma y sello del respectivo Notario en Original.

Los notarios públicos podrán dar trámite al divorcio notarial cuando existan hijos menores y mayores incapacitados, siempre y cuando las partes estén de acuerdo en disolver el vínculo matrimonial.

Los notarios públicos que tramiten divorcio por mutuo acuerdo, harán saber a los comparecientes la trascendencia y consecuencia del divorcio en sede notarial, el cual deberá quedar plasmado en escritura pública de disolución del vínculo matrimonial con sede notarial.

Los notarios públicos deberán de exigir a los comparecientes un inventario de los bienes constituidos durante el vínculo matrimonial y la forma de distribución. Los inventarios deberán ir acompañado de negativas de bienes, cuando existan bienes inmuebles, en casos de bienes muebles deberán presentarse facturas de compras, escritura de compraventa o cualquier documento legal que compruebe la existencia de dichos bienes.

Los notarios que tramiten divorcio por mutuo acuerdo, deberán insertar en las escrituras públicas, el inventario de bienes, la distribución de bienes, y si fuera necesario aquellos contratos especiales como fidecomisos.

Cuando no exista claridad sobre el valor monetario de los bienes muebles e inmuebles, el notario podrá apoyarse de otras ciencias para realizar avalúos, estudios topográficos, estudios catastrales, entre otros.

La solicitud de divorcio notarial, podrá efectuarse de manera oral cuando los conyugues no posean bienes muebles e inmuebles; y por escrito y en papel legal cuando existan hijos menores o mayores incapacitados y/o bienes en común. En el segundo caso, el documento deberá expresar la voluntad de las partes de terminar con el vínculo matrimonial, además de los acuerdos respecto al ejercicio de la patria potestad sobre los hijos comunes menores; la determinación de la guarda y cuidado sobre tales hijos; régimen de comunicación de los hijos comunes, sobre la pensión que corresponda a cada uno de los hijos mencionados y su cuantía; el acuerdo al que hayan llegado sobre el manejo y la distribución de los bienes y deberá estar firmado por los solicitantes. De ser necesario, el documento legal, deberá ser emitido por un notario público.

Sobre las audiencias: los notarios públicos podrán tramitar divorcio por la vía notarial, de acuerdo a:

Cuando no existan bienes entre los conyugues, los notarios podrán tramitar divorcio por mutuo acuerdo en una sola audiencia. Para ello el notario deberá fijar lugar, fecha y hora de la audiencia. El plazo para la primera y única audiencia deberá ser menor a 30 días hábiles. Una vez finalizada la audiencia, el notario entregará a las partes un primer testimonio para realizar proceso de inscripción en el Registro Civil de las Personas, salvo que las partes acuerden con el notario, realizar todo los trámites pertinentes para la legalización del divorcio.

Cuando existan bienes entre los conyugues, el notario fijará de dos a tres audiencia con el propósito de fijar la realización del inventario de bienes, su valúo y distribución. Una vez consumado el divorcio, las partes podrán inscribir en el registro de la propiedad lo que a cada uno en derecho le corresponda. Si las partes lo desean, se harán acompañar de un representante legal (abogado y notario público) quien asistirá a las partes en el proceso de distribución e inscripción de los bienes que corresponda.

En la primera audiencia, el notario explica a las partes la trascendencia de la disolución del vínculo matrimonial, explica los alcances legales y solicita la propuesta de distribución de los bienes. En esta primera audiencia, las partes discuten lo que les corresponde a cada uno.

En la segunda audiencia, se efectúa la distribución de los bienes. Y en una tercera audiencia se emite el testimonio de disolución del vínculo matrimonial. El término propuesto para este tipo de disolución del vínculo matrimonial es de 60 días y hasta 90 días si es necesario.

Las partes harán saber al notario sobre la dirección domiciliar, de acuerdo a documento de identidad (cédula ciudadana), para efectos de notificaciones. Cualquier cambio de dirección deberá notificarse por escrito al notario.

Coste. Los notarios públicos recibirán honorarios de 2 mil córdobas cuando el divorcio notarial no incluya bienes muebles e inmuebles entre las partes y 5 mil córdobas cuando los solicitantes posean hijos menores o mayores incapacitados y/o bienes muebles e inmuebles.

Dado en la ciudad de Managua, a los 16 días del mes de diciembre de 2014.

Rubén Montenegro Espinoza. Secretario. Corte Suprema de Justicia.
Esperando sea de utilidad este pequeño ensayo para nuestros lectores.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *