Cabe la prescripción y otras excepciones en juicios de familia?

¿PRESCRIBE LA PENSION ATRASADA?

Hoy analizaremos la sentencia de la Sala Civil y de Familia por ministerio de ley del Tribunal de Apelaciones, que acaba de anular todo lo actuado en un proceso de ejecución de sentencia de título no judicial, refiriéndonos a la sentencia número 33 del tomo VII, folios del 224 al 226 del 26 de mayo del año 2020. En la relación de los hechos, el ejecutante pide se ordene ejecutar dineraria, la cantidad de cincuenta y tres mil córdobas al ejecutado por supuesto pensión periódica, extraordinaria y alimentos retroactivos incluyendo la multa por el retraso del 2%. Recordando que en los juicios de ejecución con entrada en vigencia del código de procedimiento civil tenemos dos tipos de instrumentos que determinan su ejecutabilidad, los judiciales y los no judiciales. El ejecutado interpuso Excepción material de prescripción de pago, y por auto del día diez de febrero del presente año la judicial declara Sin lugar a la excepción por prescripción de pago. No conforme, el ejecutado apela el auto y se eleva la causa al superior jerárquico, en este caso el tribunal de apelaciones, dando origen hoy a la sentencia que analizaremos. El centro del debate es la prescripción del articulo 320 CF y la imprescriptibilidad del arto 309CF, que permite reclamar pensiones atrasadas hasta por doce meses y otra cosa es retroactividad que establece el arto 311CF para pedir alimentos. Bien ha dejado asentado el jurisconsulto Ramon Barberena en su análisis y comentario al código de familia de tal diferencia. El primero es la facultad de pedir pensiones que ya fueron declaradas judicialmente y que el factor es el atrasó, teniendo a favor la prescripción como obstáculo para no dejar vía libre a más meses y otra cosa es la retroactividad para pedir por primera vez pensión no declaradas judicialmente. Es necesario combinar el arto 320 CF y el arto 309CF este último dejando claramente establecido la prescriptibilidad de los alimentos atrasados que nos dice: “Siempre está vigente la obligación de dar alimentos, aunque prescriban las pensiones alimenticias atrasadas después de doce meses”.  El aporte de esta sentencia por la Sala Uno del tribunal, es corregir la praxis jurisdiccional de ejecutar siempre, sin dejar al ejecutado la posibilidad de oponerse cuando tuviese razón a la no ejecución dineraria. En la sustentación de intereses, el apelante alega violación al debido proceso, indefensión procesal y además expresa que en el código de familia no existe ninguna norma procesal ni sustantiva en la que únicamente se pueda oponer excepción de pago, excluyendo cualquier otra excepción violentándose de todas maneras el arto 34Cn numeral 4 y el arto 13 de la Ley orgánica del poder judicial. La sentencia hoy aquí comentada, es un aliciente para los abogados litigantes que nos permite mejorar la justicia en el país. La sentencia deja un precedente importante en la ejecución dineraria en materia de familia, porque la retroactividad ha sido mal utilizada en detrimento al final de la misma familia. En síntesis, el aporte es que los jueces de familia deben dar trámite a las excepciones en audiencia especial, para evacuar la oposición a la ejecución presentándose todas las pruebas y hasta ese momento valorar posteriormente si cabe o no la ejecución.

 

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *