La Corte Suprema aclara que abarca la pensión.

AJUSTARSE A LA REALIDAD ECONÓMICA DE LA FAMILIA

¿Un batazo de “home run” o merma en la pensión? Es la pregunta ante la última sentencia casacional de la Corte Suprema de Justicia identificada con número 93-2020 de las 8:47 am del día 19 de mayo del presente año. La Sala, como máxima autoridad acaba de reafirmar lo que contiene el arto 306 CF y hemos sostenido muchos litigantes en referencia a la- cobertura de alimentos establecida en el siguiente articulo 306 CF. “Los alimentos son bienes necesarios que se proporcionan para la vida de una persona. Comprende una prestación económica que guarda la debida relación entre las posibilidades económicas de quien está obligado a darlos y las necesidades de quien deba recibirlos. Además de las necesidades alimenticias propiamente dichas, se considera también como alimentos, los servicios necesarios para garantizar una mejor calidad de vida, tales como: atención medica…vestuario, habitación, educación y aprendizaje de una profesión u oficio, culturales y de recreación.” Esta sentencia, es un revés en la práctica jurisdiccional, que se ha venido aplicando. Los tribunales de familia, venían aplicando después de tasada la pensión, otros rubros como extraordinarios, por tanto, se interpretó que la pensión tasada solo se refería a “alimentos propiamente dichos”- lo que daba como resultado que el porcentaje establecido en el código de familia, se elevaba considerablemente en detrimento del obligado. Este proceder contraviene lo dispuesto en el artículo 324 CF de las formas de tasar los alimentos. Si nos apegamos al estricto sentido de la norma, la pensión tasada incluye todos esos rubros, por lo que la Sala viene asentado criterio sobre la correcta interpretación del arto 306 CF. Hace notar este tribunal de alzada- ¿que debe entenderse por “gastos extraordinarios de educación”? – la Corte dice: “debe aclararse que no entran en esta clasificación los gastos imprevistos tales como: pre-matricula, matricula, compra de útiles, materiales, y otros gastos escolares como uniforme, porque los mismos pertenecen a los gastos de educación cubiertos por la pension alimenticia otorgada, por lo que debe reformarse…”.  Mis consideraciones como litigante, es preciso aplaudir la Sentencia 92 de la Sala, por dicha aclaración, porque en muchos casos se llegaba a una desigualdad jurídica ante la ley. Es importante reafirmar también que la obligación económica debe recaer en ambos padres según lo establece la constitución en su artículo 73Cn párrafo segundo: “…los padres deben atender el mantenimiento del hogar y la formación integral de los hijos mediante el esfuerzo común”- y por tanto debemos ajustarnos a nuestra propia realidad económica familiar. Y esto nos lleva a una reflexión profunda. El divorcio siempre conlleva pobreza, en cambio la armonía familiar lleva a la prosperidad.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *