Los dos pilares que sustentan la reforma a la pensión de alimentos

El tema que hoy abordaremos, son las dos piedras donde se asientan la petición para la pensión alimenticia. Accesoriamente es importante referirse a los los alimentos propiamente dicho. El articulo 306CF inicia con una definiciòn de lo que es la pensiòn de alimentos y dice: ” Los alimentos son bienes necesarios que se proporcionan para la vida de una persona. Comprende una prestación económica que guarda la debida relación entre las posibilidades económicas de quien está obligado a darlos y las necesidades de quien deba recibirlos.” Es decir el articulado refiere a una cantidad líquida, para sufragar esas necesidades. Continuando en la logica del articulo, èste nos dice que son “bienes necesarios” no caben entonces bienes innecesarios. La palabra necesarios proviene de la palabra “necesidad”. Es decir aquellos que me puedan garantizar mis necesidades. Quedan excluidos bienes que no llenen necesidades vitales. Por ejemplo, cuota para el Gym, para un Spa, compra de juegos electrónicos etc.

Ahora bien, esa prestación económica del menor se deben asentar en dos premisas importantes, la primera es la posibilidades económicas del obligado a dar, y la segunda a las necesidades del que los recibe. Esas posibilidades económicas tiene dos premisas a la vez establecido en el articulo 323 en el acapite a): “La autoridad competente, para fijar la pensión alimenticia deberá tomar en cuenta los siguientes aspectos: a) El capital o ingresos económicos del alimentante…” Si existiere un documento que se demuestre sus ingresos como colilla del Inss, o contrato de trabajo, la renta ya esta probada. Sin embargo cuando nos acerquemos al termino capital el asunto se complica en la técnica probatoria.  En vista que el capital refiere a ingresos líquidos y bienes de capital, entre ellos propiedades, sociedades, bonos, acciones en bolsa etc. Pero el asunto no acaba allí. Determinar con precisión las ganancias libres, de una persona natural no es asunto de determinar en alegatos jurídicos en audiencia, sino es todo un proceso incidental que deberia ser evacuado por otras instancias jurisdiccionales que resuelvan el caso en particular.

La segunda premisa sobre la que se asienta la prestación económica de alimentos es las necesidades de quien las reciba. En este particular es de particular interés demostrar en juicio cuales son las necesidades reales del menor. Ahora bien, ¿en qué casos se deben demostrar?-. El tribunal de apelaciones ha mantenido el criterio de que sòlo en la reforma de pensión se deben demostrar esas necesidades, pues en la demanda de alimentos propiamente dicha, solo deben invocarse, porque es por sentido común que al advenimiento de un divorcio ya habian necesidades satisfaciendose. En cambio, en la reforma de una pensión ya tasada por el judicial, se debe probar que esas necesidades han sido abandonadas o no asumidas para dar lugar a una reforma de pension.

Facebook Comments