Armonía familiar a pesar de la crisis

En la actualidad los hogares están contrayéndose por varias razones, entre ellas y la más común es la crisis económica, la crisis emocional, la inseguridad ciudadana entre otras. Todas ellas repercuten directamente en nuestras familias, llegamos de la calle infectados por la contaminación emocional que vivimos.

Lo mas sagrado actualmente es la familia, ahí es nuestro refugio, ante el deterioro del ambiente social, entonces debemos tener que tomar algunas medidas de protección. La familia es el reducto donde las personas acudimos para refugiarnos, para buscar paz, consejo, compartir, llorar, es el lugar donde somos mas libres porque en el nos sentimos acogidos. Pero no precisamente sucede en todos los hogares, y es precisamente el mal manejo de nuestras emociones que tenemos hogares tóxicos. A continuación, te presentamos algunas sugerencias de acuerdo a la experiencia de cientos de familia que han pasado crisis para mantener esa armonía familiar.

Lo primero es el regreso a Dios, lo espiritual es un elemento constitutivo del hombre es inherente a su propia naturaleza, es una necesidad inminente a buscar respuestas en la divinidad. Pues iniciar con una oración diaria de diez minutos, y tener encuentros familiares de recogimiento espiritual y que todos participen en alguna oración, puedes iniciar por dar gracias a Dios por la comida, o hacer al menos una vez por semana una oración familiar.

Lo segundo es separar dentro del hogar un espacio para tu propia actividad personal, escuchar música, hacer ejercicio, hacer el jardín o algún trabajo de manualidad. Invita a tus hijos que dejen las redes sociales diariamente por un periodo y dediquen tiempo a ejercicio físico u otra actividad que no sea el uso del celular o la computadora.

En tercer lugar es las actividades de diversión familiar, jugar ping pong, juegos de mesa, bañarse en una piscina inflable, es decir un día que sea familiar dentro del hogar, aprovechar las noches de tertulia, en la que todos después de cenar puedan compartir en el patio el día a día de cada uno, inclusive de los mas chiquitos. En este tema no disciplinar, no encomendar tareas, sino que sea abierto y tranquilo.

En cuarto lugar, es el tema económico, aquí debe haber un plan familiar que permita a todos cooperar con las finanzas familiar, distribuir el trabajo del hogar entre todos los miembros, mantener actitud de ahorro en el consumo de luz, agua y procurar no desperdiciar alimentos. Realizar compras ajustadas a la realidad familiar, evitar las salidas a comer porque esos son gastos hormigas que deterioran el ingreso mensual en cosas superfluas, pero puedes sustituirla con almuerzos domingueros en familia. Y mantén un ahorrito para cualquier emergencia medica de algún miembro familiar.

Y por ultimo el tema de seguridad familiar, todos deben contribuir a la seguridad del hogar, siempre al salir de casa enllavar, asegurarse que todo quede apagado, manejar un nivel comunicativo al momento que salimos de casa, dejando dicho a donde vamos, con quien vamos, y posible horario de retorno. Dentro de lo que llamamos seguridad también es recomendable mantener en resguardo una reserva de comida, para dos o tres meses que no toques mes a mes en caso de alguna asonada prolongada o estallido social.

Estas sugerencias, nos pueden ayudar a mejorar nuestro ambiente familiar, recuerda ahí en ese lugar tan sencillo radica la inyección de nuestras energías, esperanzas y alegría. Ten presente que Dios nunca abandona a los justos, hagamos de nuestros hogares resilientes, armoniosos y llenos de alegría.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *