En caso de crisis – la conciliación es la salida

La familia es la primera afectada directamente por cualquier tipo de crisis, económica, social, política o militar. En la actual Nicaragua después de los acontecimientos del 19 de Abril, la situación económica, psicológica, laboral y social se ha visto drásticamente afectada en todas las familias, pero se agudiza en aquellas que ya están separadas o divorciadas y tienen condiciones pre-acordadas en sentencias judiciales.

Ante esta situación la ponderación de principios se hace necesaria, se debe realizar una revalorización de prioridades y buscar una salida que beneficie equitativamente a todos los miembros, pero con especial énfasis en los hijos menores, que dependen sustancialmente de los adultos. Es decir- el principio del interés superior del menor – debe privar por el del adulto. Y asi por ejemplo en caso de perdidas e iliquidez económica se hace necesario una madurez sustancial de los padres en deponer posiciones mezquinas o egoístas.

Prioridades, significa lo primero, y todo aquel gasto que se infiere a la sobrevivencia basica de una persona, entre ellas alimentación, habitación o un techo donde alojarse y refugiarse, seguridad física y emocional, salud, como un primer escalón, luego vendrán las de educación, recreación, cultural y esparcimiento. Muchos de nuestras familias ya no pueden sostener el presupuesto familiar, peor aquellas que están divorciadas y deben sostener 2 hogares. Entonces debe existir un acercamiento de los padres a fin de afrontar con madurez dicha situación, valorar los riesgos de los menores y buscar las condiciones mas optimas para esos fines.

Por tanto, acudir a la vía judicial además de engorroso y tardado, no existen los fondos para hacer esos gastos, y de ahí entonces se debe buscar otras opciones y salidas momentáneas basadas en la legalidad, entrando a formalizar un acuerdo conciliatorio con un notario publico.

Lo que se plasma en un acuerdo conciliatorio para asuntos temporales son aquellos cambios bruscos o drásticos que se deben afrontar, de tal manera que busquen la protección de los hijos. Por ejemplo, cambiar de domicilio porque la zona es mas insegura por ataques armados o delincuenciales, abandonar y rescindir contratos de alquiler porque no se puede afrontar dicho canon y se deberán trasladar los hijos a otra casa de cualquiera de sus padres. La reducción de gastos extras del hogar, como cable, internet, clases extracurriculares, gastos de recreación o salidas. Estos cambios no reforman una sentencia, sino que son casos excepcionales de carácter humanitario.

¿En que casos no puede haber un acuerdo conciliatorio y cambiar momentáneamente las medidas?. Cuando al progenitor se le haya suspendido o retirado la autoridad parental, cuando existan medidas cautelares de emergencia decretadas por el juez.

Para ello busca a tu asesor de familia que te pueda orientar en los casos que tengas en tu hogar.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *