Cómo debe ser un político cristiano?

El político cristiano.

La persona que desea colaborar con el reino de Dios, y ha pensado servir desde la política y tiene miedo de hacerlo, por lo que eso representa, esta en lo correcto-siempre hay miedo- que se traduce en alejarse de la política para evitar contaminarse. Sin embargo, Dios sabía perfectamente que la política es un ámbito muy difícil, donde se conspira para el mal muchas veces, y que bíblicamente el Señor los describe como “lobos”.  En este ensayo se presentan las características mas destacada que debe tomar en cuenta un cristiano para cambiar el entorno, y que llamaremos las herramientas de un político cristiano. Jesucristo antes de iniciar su vida política (publica) fue inspirado por el Espíritu Santo y se alejó por cuarenta días al desierto a orar al Padre.

Este gesto demuestra, que el sabe perfectamente al mundo al cual se iba a presentar, por lo tanto, busca guía, protección y sobre todo vitalidad espiritual. Estando en el desierto el Señor (Mateo 4) es tentado por Satanás y lo primero que éste hace es estudiar la debilidad del Señor, que era el “hambre” pues ya ha pasado 40 días sin comer en ayuna, y le dice: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes” y el Señor responde: “Esta escrito: No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. La primera tentación que se le ofrece a un político no es solo satisfacer de manera adecuada sus necesidades básicas, sino aumentarlas exponencialmente, ¿pues se imaginan que todas las rocas del mundo se pudieren convertir en panes? O dicho de otra manera es el populismo, es tomar los recursos disponibles para asentarse aun mas en el poder. La segunda tentación que se le presenta a un político es que aunque cometa errores habrá otros personas que le podrán ayudar a salir de eso, en realidad Satanás ofrece un absurdo excesivo, nadie en uso de razón se tirara de un avión sin paracaídas, es decir la tentación se refiere a la confianza plena en las cosas terrenas, en el político podría decirse que si cae en corrupción podrá librarse, porque serán sus mismos políticos que le protegerán, en el texto dice así: “y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna.»  Jesús le dijo: «También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios.» Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: «Todo esto te daré si postrándote me adoras.» Dícele entonces Jesús: «Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto”. Esta ultima tentación es la más difícil de renunciar, que es mantenerse firme en la enseñanza de Dios dentro de la vida pública, sobre aquellas personas que ofrecen algo a cambio de aceptar sus directrices, doctrinas, políticas, ideologías. Por ejemplo, arrodillarse ante un organismo internacional para que otorgue financiamiento a cambio de programas de esterilizaciones masivas, la aprobación del matrimonio homosexual o el aborto. O contratar a empleados públicos que son familiares de un ministro en el mismo órgano, o conceder una licitación publica al familiar del ministro de una determinada entidad, o llamar a un juez para que falle a favor del culpable para que lo absuelvan porque es familiar del segundo al mando del partido gobernante. Teniendo en cuenta este pasaje, como preámbulo a la descripción de las herramientas que debe tener un político cristiano, que inicia con algo elemental:

  1. Político orante. La oración es el lugar y la ocasión donde el Señor revela sus secretos de su gloria y majestuosidad. Es la ocasión donde el señor transforma el corazón del hombre. ¿Para qué orar? Para conseguir cambios políticos en la sociedad, lo cual es objetivo central es la búsqueda de la paz y la prosperidad de todos, basados en la dignidad de la persona. Es decir, toda la política publica nos debe llevar a la paz, como un don preciado de Dios, y que se consigue y se construyen en una sociedad justa, pues Dios es Justo. Esto es bíblico. En 1 Timoteo 2, 1 nos dice: “Ante todo te recomiendo que se hagan peticiones, oraciones, suplicas y acciones de gracia por todos los hombres, por los soberanos y por todas las autoridades para que podamos disfrutar de paz y tranquilidad y llevar una vida digna y piadosa”.
  2. Ser líder luminoso. No basta asumir un cargo, sino liderar. No basta ejecutar acciones, sino dar luz e identificar a otros que den luz. Es hacer descubrir en el otro lo valioso de su persona, es animarlos a ser mejores, a ver que ellos tienen su propia luz y que pueden iluminar a otros que ya se apago su luz. Así hallamos en Filipenses 2, 12-16 el siguiente pasaje. “Por eso queridos míos, ustedes que siempre me han obedecido, trabajen por su salvación con temor y temblor. Porque Dios es el que produce en ustedes el querer y el hacer conforme a su designio de amor. Procedan en todo sin murmuraciones ni discusiones así serán irreprochables y puros, hijos de Dios, sin mancha en medio de una generación extraviada y pervertida, dentro de la cual ustedes brillan como las haces de luz en el mundo mostrándole la palabra de Vida.” Es de destacar que en la política se deberá trabajar sin murmuraciones, es decir un trabajo eficaz, no perder el tiempo, no serruchar el piso al otro y tampoco entrar en discusiones frívolas y poco productivas, y el texto nos indica que a nuestro alrededor hay gente extraviada y pervertida. Y que nuestra vida de oración, sencillez, rectitud y apegada en lo que mas se pueda a la palabra de Dios, seremos para mucha luz brillante en medio de su vida miserable, de pecado e iniquidad.
  3. Político perseverante y testigo. El político debe estar sumamente claro, cual es el panorama que le espera, la biblia es clara en como describir ese ámbito, que se encuentra en el pasaje de Mateo 10, 16-23. “la persecución de los apóstoles. -Yo los envío como ovejas en medio de lobos, sean entonces astutos como la serpiente y sencillos como las palomas. Cuídense de los hombres porque los entregaran a los tribunales y los azotaran en sus sinagogas. A causa de mi serán llevados ante gobernadores y reyes, para dar testimonio delante de ellos y de los paganos. Cuando los entreguen no se preocupen como can a hablar o que van a decir: Lo que deban decir se les dará a conocer en ese momento porque no serán ustedes los que hablaran, sino que el espíritu de su Padre hablara por ustedes”. Ante la adversidad de las posiciones que se deben defender en la vía política, por ejemplo, el respeto irrestricto a la dignidad de toda persona, puede llevar al político cristiano a enfadar inclusive a clérigos, iglesias o credos, así como también a políticos, como por ejemplo no aceptar un convenio que conlleve la aprobación del aborto. Por lo que el Señor avisa a que seremos sometidos, juicios, torturas, injurias, calumnias, pero cuando estemos frente a ellos debemos testificar a favor de Dios, nunca en contra. Pues solo a el debemos honra y gloria.
  4. Conocedor de la realidad del país. Muchos políticos solo hablan de prosperidad, hablan de los desaciertos del gobierno achacándolos a otros factores exógenos, culpando a otros países y nunca a la realidad de sus ciudadanos. Es muy valiente que un político hable con sinceridad a sus ciudadanos, también responsabilizándolos de toda acción u omisión que estropee el bien común. El populismo es la respuesta a no asumir los problemas con verdadera valentía, por ejemplo la basura que es un problema social el político prefiere seguir invirtiendo en recogerla y almacenarla que educar con mano dura a los ciudadanos que contaminen el medio ambiente, eso le llevaría a la impopularidad porque haría un gobierno de disciplina. En Hechos 7, 51-60 nos narra el martirio de Esteban quien inicia un discurso publico fuerte contra sus propios ciudadanos: “ Hombres rebeldes paganos de corazón y cerrados a la verdad. Ustedes siempre resisten al Espíritu Santo y son iguales a sus padres (…) Al oír esto se enfurecieron y rechinaban sus dientes contra el. Esteban lleno del Espíritu Santo y con los ojos fijos en el cielo, vio la gloria de Dios y a Jesús que estaba de pie a la derecha de Dios (…) Ellos comenzaron a vociferar y tapándose los oídos, se precipitaron sobre el como un solo hombre; y arrastrándolo fuera de la ciudad lo aprediaron (…) Después poniéndose de rodillas exclamo en alta voz: Señor no le tengas en cuenta este pecado. Y al decir esto expiró”.
  5. Político Transformador de actos positivos. Todo lo que se haga es para transformar hacia el bien, que beneficie al bien común.
  6. El arma de la resistencia. En hechos 5, 27 se nos narra lo siguiente: “Los hicieron comparecer ante el Sanedrín y el Sumo Sacerdote les dijo: Nosotros les habíamos prohibido expresamente predicar en ese Nombre y ustedes han llenado a Jerusalén con su doctrina. Asi quieren recaer sobre nosotros la sangre de ese hombre. Pedro, junto con los apóstoles respondió: Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres”.  En todo momento, hay que resistir leyes que vayan contra la ley de Dios, y en todo obedecer primero a Dios que a los hombres.
  7. Escalera de Valores. Votar valores, en vez de partidos, eso significa que el político debe llevar una vida irreprochable, debe ser luz, y por tanto promover una ciudadanía con valores. Su programa de gobierno deberá primero educar conciencia en valores y principios que garanticen el objeto principal de la política la paz, tranquilidad y prosperidad, garantizando la dignidad de toda persona.
  8. La libertad, justicia y la propiedad privada. Son dos ejes que deben ser fundamentales en el eje de gobierno del líder cristiano. Fomentar la propiedad privada para todos genera plusvalía, riqueza que puede generar estabilidad familiar al que la posea. Por tanto, el cristiano es respetuosos de estos dos aspectos. La justicia viene de Dios. Encontramos en los siguientes pasajes referencias muy claras sobre la justicia. Deuteronomio 32, 3. Amos. 5, 20. Romanos 13. 1. Levíticos 19, 13. Numero 35, 29. Proverbios 24, 23. En referencia a la libertad la biblia también es muy clara, en Levítico 24, 17. Éxodo 21, 15-16. Y se añade que un político no debe endeudar excesivamente a su pueblo, una deuda impagable que haga empeñar a generaciones tras generaciones y eso nos hace mas pobres, así nos dice Proverbios 22, 7.  Entonces un pueblo en paz y tranquilidad debe garantizar la justicia, esta va acompañada de estas características que debe considerar un cristiano político: Dios es Justo. Dios permite la propiedad privada y la fomenta. No hacer injusticias. Ser una persona honrada en el hogar y el trabajo. Vivir una santidad de vida. Respetar la libertad humana como algo sagrado. No endeudarse personalmente y no endeudar al pueblo.

Resumen elaborado de unas reflexiones del Dr Cesar Vidal.

 

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *