El regreso a Casa

Se han desmoronado todas las diversas definiciones de familia, se pulverizaron. Nos han venido inyectando un suero anti-familia, anti-matrimonio y anti-vida. ¿Quién ha sido el culpable, de tan osado desafío? – se hacen la pregunta los progres, modernistas e ideólogos de gender. Millones de dólares invertidos para este progresismo lingüístico, donde el “Papa Estado” controla todo, inclusive mi propia percepción de mi identidad sexual.

 

 

¿Qué ha pasado? – Si, un virus es la causa, el que hace enfrentarme a lo que verdaderamente importa la Vida, esa vida que una minoría desea, que otros no la tengan, ese embarazo que no estaba planeado (que es vida), mi adversario político, los ancianos que para un totalitarismo estatal ya son improductivos- “descartables”. Años de inversión a este proyecto de descartes, se desplomo de un día para otro. Años de adoctrinamiento antinatalista, anti-familia, financiando estudios de género, y no así inversión en vacunas o tratamiento el VIH o H1N1, leyes para el aborto, o las dirigidas a eliminar a los enfermos en etapas finales promoviendo la eutanasia. Millonarias campañas para hacernos creer que la mejor familia es la  que puedes formar con cualquiera, y poco a poco queriendo descartar por el propio estado la familia tradicional.  Acaso, ¿no era que la familia tradicional estaba en crisis? – No era la institución familiar la que entro en crisis, sino el sujeto. Las estadísticas son frías, muy frías. Las estadísticas marcan dos sexos, hombre y mujer, -¿dónde quedaron los 120 géneros?- ¿es indispensable?- al final,  cuando estamos frente a la muerte, sale a luz lo verdaderamente importante. “quiero vivir, no quiero morir”.

El estar cerca de morir o ver morir alguien cercano, empiezas a pensar, que ése que está en UCI es tu abuelo, o tio o alguno de tus padres. – ¿Qué paso con eso que me metieron en la cabeza? De que los padres son retrógrados, totalitarios, inadecuados, y que debemos liberarnos de ellos por ser patriarcalmente opresores, sin embargo están ahí en primera línea, en casa, salvaguardando a la prole, soportando la carga de gastos, atendiendo, cuidando, acompañando, educando, formando, además cocinando todos para todos y reunidos en un quizás humilde gallopinto, nos sentamos de nuevo juntos para hacer lo que siempre ha sabido hacer la familia -un hogar-. En los códigos de familia, se nos impuso diversidad de conceptos de familia, la ensamblada, la diversa, la igualitaria al final, hemos regresado a la esencia, la familia tradicional-papa mama e hijos. En fin, el propio Estado y los organismos internacionales saben y siempre lo han sabido, pero “no es lo políticamente correcto” decir, la familia es la institución sin la cual el Estado existe. No lo desaprovechemos, hemos regresado a casa y todos son acogidos.

Facebook Comments

2 thoughts on “El regreso a Casa”

  1. Muy interesante su artículo, me gustaría añadir que para poder entender lo que está ocurriendo debemos de ver más allá de un estado o nación, o adversario político. Las fuerzas oscuras que tienen más poder en el planeta están interesados en destruirte, eliminarte, dominarte, controlarte, restringirte, manipularte, para su propio beneficio, estamos todos prisioneros en nuestras casas y con una máscara de perro, confinados a utilizar las herramientas tecnológicas que estas fuerzas han creado para el control y dominio, para que todo lo que venga lo aceptes como corderito, porque viene el derrumbe del sistema financiero capitalista y no hay otro sistema que reemplaze al viejo sistema industrial, ahora todo va a ser a través de internet, educación, trabajo, compras, y las negocios tradicionales están quebrando, las industrias están cerrando, mientras que las empresas del Sylicon Valley se están enriqueciendo como Google, Amazon, Zoom, Open English, Microsoft entre otras; para poder acelerar el uso de la tecnología se requería de un virus que nos obligara a realizar todas nuestra actividades online, y lo están logrando, hasta lo más preciado que hemos tenido como seres humanos, la Misa donde Jesus se entrega en cuerpo, alma y divinidad hoy tenemos que ver la Misa por la TV o ver las predicaciones por internet, estamos sin comer ni beber el alimento que nos dá vida espiritual. La cuarentena es una burla fragrante contra todas aquellas personas pobres que no tienen la capacidad de hacer una cuarentena por vivir del día a día. El Covid19 es una arma de guerra bacteriologica que matará a millones de personas, es peor que una bomba atómica ya que llega a los confines del planeta llevando desolación y muerte, aquellos que en otras ocasiones han realizado crímenes de lesa humanidad en la historia como el imperialismo norteamericano, el lobby israelí, el Neocom, el Wall street, y las sociedades secretas, hoy han realizado el crimen más grande de toda la historia, la pendemia del coronavirus. Por esa razón la OMS se apresuró a decretar Pandemia Mundial, porque cuando un estado entra en situación de pandemia, todos los derechos civiles se pierden, y eso es lo que estamos viviendo. Nos espera un mundo más polarizado, los ricos que tienen acceso al trabajo online, vacunas, dinero, comida y refugio seguro resguardados en sus casas, y los pobres sin acceso a trabajo, ni tecnología, ni dinero, seran dos mundos paralelos. Solo espero que las elites globales no se les ocurra reducir más la población con más virus creados y con más guerras, todavía estamos a tiempo de abriri los ojos y no permitir que nos roben lo más preciado del ser humano, la LIBERTAD.

    1. Querido Lector. Comparto contigo muchas de las cosas que has esgrimido en tu escrito. Debemos seguir luchando por la libertad real y plena. Un feliz lunes para vos. Con aprecio y respeto.
      PD me permito reproducir tu comentario.
      Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *